Colegiados y Asegurados

La garantía de 3 colegios profesionales y un seguro de RC

Col·legi d'Advocats de BarcelonaCol·legi de Graduats Socials de BarcelonaCol·legi d'Economistes de Catalunya

Creemos que la ética profesional obliga a asumir los posibles errores cometidos. Los profesionales de nuestro equipo están colegiado en el Colegio de Economistas de Catalunya, el Colegio de Abogados de Barcelona y el Colegio de Graduados Sociales de XX respectivamente y cuenta con la protección de un seguro de Responsabilidad Civil.

Trabajamos día a día para mejorar y adaptar nuestros métodos y procesos de control interno pero incluso ante un eventual error, usted estrá protegido.

Fargas
Asesoría fiscal y laboral Fargas

Deducción por inversión de beneficios, novedad fiscal de la Ley de Emprendedores



La tan divulgada Ley de emprendedores, de 27 de septiembre de 2013, trae consigo determinados incentivos fiscales que pasamos a comentar en ésta y futuras circulares.

Deducción para PYMEs por inversión de beneficios.

Podrán aplicarla todos aquellos contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades que cumplan los requisitos e inviertan parte o la totalidad de los beneficios del ejercicio -a partir de 2013- en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectas a actividades económicas.

La deducción, a aplicar en la cuota íntegra, será de un 10% sobre las cantidades invertidas. Esta deducción es compatible con la del régimen de creación o mantenimiento del empleo, pero en caso de aplicarse ambas queda reducida a la mitad, un 5%.

De modo que una empresa de reducida dimensión que mantenga o aumente la plantilla de trabajadores del año pasado tendrá un tipo de gravamen del 20% (por los primeros 300.000.-€) y 25% como hasta ahora, pero además podrá descontarse sobre la cuota resultante un 5% de los beneficios reinvertidos. Si, por el contrario, no le es de aplicación el tipo superreducido, el descuento sobre la cuota será de un 10% de los beneficios reinvertidos.

La inversión es válida a efectos legales desde el momento de la puesta a disposición de los elementos patrimoniales adquiridos, o desde el ejercicio de la opción de compra en caso de acogernos a un arrendamiento financiero.

El plazo para invertir es de dos años a partir del ejercicio en que se obtienen los beneficios que se destinarán a la adquisición de los elementos patrimoniales. Cabe contemplar un plazo mayor si formulamos un plan especial de inversión a la Agencia Tributaria y obtenemos de ésta el beneplácito.

Es importante destacar que la deducción sólo podrá practicarse sobre la cuota del ejercicio en que se efectúe la inversión, esto es, la puesta a disposición de los elementos. Así, aunque el beneficio se obtenga en 2013 y resulte en consecuencia una cuota positiva, si lo invertimos en el ejercicio siguiente, en el que supongamos que hay pérdidas y por tanto cuota cero, la deducción resultará inaplicable, aunque teóricamente tengamos derecho a ella. Esto debe tenerse especialmente en cuenta a la hora de establecer nuestra planificación fiscal.

La ley obliga asimismo a dotar una reserva por inversiones por un importe igual a la base de deducción (la parte invertida de los beneficios), que tendrá la condición de indisponible mientras los elementos patrimoniales deban permanecer en la entidad. Se dotará con cargo a los beneficios del ejercicio que dio lugar a la deducción.

Los elementos patrimoniales invertidos deberán permanecer en la empresa, salvo pérdida justificada, durante 5 años, o durante su vida útil si es inferior. Si dichos elementos se venden antes de agotarse este plazo, la deducción sólo se mantendrá si se reinvierte la totalidad del importe de la venta en otros elementos del activo empresarial.

La deducción resulta incompatible con la aplicación de la libertad de amortización prevista para las PYMEs.

Las entidades que se acojan a esta inversión deberán hacerlo constar en la memoria de sus Cuentas Anuales.

Incumplir cualquiera de los requisitos anteriores conlleva la pérdida de la deducción y el abono de las cantidades dejadas de ingresar a Hacienda por su causa, así como intereses de demora y una más que probable sanción.

Una deducción similar, con igualdad de porcentajes y límites de deducción, aplicará para los empresarios personas físicas en sede de IRPF, si bien está previsto que se contemplen restricciones reglamentarias para los acogidos a módulos. El importe de la deducción no podrá exceder de la cuota íntegra total del período impositivo en que se obtuvieron los rendimientos netos.

Las recientes novedades fiscales introducidas por el legislador, como ésta, no hacen más que ahondar en la importancia de una buena planificación fiscal.Para ello no duden en contactar con nosotros.

Aprovechamos la ocasión para saludarles atentamente.

 

Área de Consultoría.

Noticias Desde Fargas

  • 15 noviembre 2017
    Modelo 232 fecha límite 30 de noviembre
    Leer
  • 10 octubre 2017
    ¿Que supone el traslado de la sede social de mi empresa?
    Leer
  • 03 octubre 2017
    Impuestos trimestrales del próximo día 20 de octubre
    Leer
  • 28 septiembre 2017
    ¿Qué es el código LEI? ¿Necesito uno?
    Leer

Ver todas las noticias

Recíbenos en tú buzón