Colegiados y Asegurados

La garantía de 3 colegios profesionales y un seguro de RC

Col·legi d'Advocats de BarcelonaCol·legi de Graduats Socials de BarcelonaCol·legi d'Economistes de Catalunya

Creemos que la ética profesional obliga a asumir los posibles errores cometidos. Los profesionales de nuestro equipo están colegiado en el Colegio de Economistas de Catalunya, el Colegio de Abogados de Barcelona y el Colegio de Graduados Sociales de XX respectivamente y cuenta con la protección de un seguro de Responsabilidad Civil.

Trabajamos día a día para mejorar y adaptar nuestros métodos y procesos de control interno pero incluso ante un eventual error, usted estrá protegido.

Fargas
Asesoría fiscal y laboral Fargas

Hacienda abre la veda a la actualización de balances

 

En la Ley 16/2012, de 27 de diciembre de 2012, se emprenden una serie de modificaciones en el IS y el IRPF que se analizarán en una próxima circular.

Avanzamos sin embargo un examen detallado de la modificación más relevante que, por su excepcionalidad y dada la complejidad de su regulación merece  un capítulo aparte.

¿En qué consiste?

Hacienda da la posibilidad al contribuyente de actualizar sus balances con la finalidad de que, siendo dicha actualización al alza, se tribute un 5% sobre la revalorización de los activos.

No se trata de un impuesto en sentido estricto, considerando su carácter voluntario. Al contribuyente puede interesarle dicha actualización para amortizar en ejercicios sucesivos, a partir de 1 de enero de 2015, la revalorización generada.

Es decir, se trata de una medida destinada a ofrecer liquidez inmediata a Hacienda a cambio de un descuento fiscal futuro.

¿A quién afecta?

Podrán acogerse a la actualización los sujetos pasivos del IS (sociedades mercantiles), los del IRPF que realicen actividades económicas y los del IRNR (no residentes) que dispongan de establecimiento permanente en España.

¿Qué elementos patrimoniales comprende?

Serán actualizables:

  • Los elementos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias situados tanto en España como en el extranjero. Para los contribuyentes de IRPF e IRNR deberán estar afectos a la actividad económica o al establecimiento permanente, respectivamente.
  • Los elementos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias adquiridos en régimen de arrendamiento financiero, siempre que se acabe ejerciéndose la opción de compra, perdiéndose los efectos de la actualización en caso contrario.
  • Los elementos patrimoniales que correspondan a acuerdos de concesión registrados como activo intangible por las empresas concesionarias.

 

La ley sólo permite discriminar activos cuando se trate de inmuebles, que podrán actualizarse de forma independiente unos de otros. En este caso también deberá distinguirse entre el valor del suelo y el de la construcción.

 

¿Cuándo debe aplicarse?

 Entre la fecha de cierre del primer balance posterior al 28 de diciembre de 2012 y el día en que finalice el plazo para su aprobación en el caso de sociedades mercantiles o para la presentación del IRPF en el caso de personas físicas, esto es, el 30 de junio de 2013.

 

¿Cómo se calcula?

 Empleando el primer balance cerrado con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley, esto es, el de cierre de 2012, el importe resultante de las operaciones de actualización deberá reflejarse en: 

  • La cuenta “Reserva de revalorización de la Ley 16/2012”, formando parte de los fondos propios.
  • El libro registro de bienes de inversión, si se trata de contribuyentes del IRPF.

 

Se tomarán los coeficientes establecidos, que oscilan en progresión decreciente del 2,2946 para bienes incorporados con anterioridad a 1 de enero de 1984 al 1,0100 para bienes que se incorporaran al patrimonio empresarial en 2011. Los mismos se aplicarán sobre:

  • El precio de adquisición o coste de producción. El coeficiente aplicable a las mejoras será el que corresponda al año en que se hubieran realizado.
  • Las amortizaciones contables que fueron fiscalmente deducibles, atendiendo al año en que se realizaron.

 

Si alguno de estos elementos ya se hubiera actualizado acogiéndose a la última actualización, acontecida 17 años atrás mediante el Real Decreto-ley 7/1996, no se tomará en consideración el incremento producido por la misma.

Se obtiene el importe de la actualización sujeto a gravamen restando al valor inicial de los bienes el valor actualizado de éstos. A dicho importe se aplicará un coeficiente que relaciona el patrimonio neto, con el pasivo y los derechos de crédito y la tesorería. Ello considerando las magnitudes habidas en los años de tenencia de los bienes en cuestión, o en los últimos cinco ejercicios anteriores a la actualización, si este último plazo fuera menor, a elección del contribuyente.

El coeficiente no se aplicará cuando resulte superior a 0,4 ni en el caso de contribuyentes del IRPF.

El nuevo valor actualizado no podrá exceder del valor de mercado del elemento patrimonial que se actualiza, teniendo en cuenta su estado de uso.

 

¿Qué sucede luego?

El bien podrá empezar a amortizarse a partir del 1 de enero de 2015 hasta completar su vida útil.

El saldo de la cuenta “reserva de revalorización” será indisponible hasta que sea comprobado y aceptado por la Administración Tributaria en los tres años siguientes. Si de la comprobación se derivase un importe menor en la actualización, se devolvería el exceso tributado en este concepto. Transcurridos tres años, el saldo será disponible y podrá compensar resultados negativos, cubrir una ampliación de capital o, transcurridos diez años, aumentar las reservas disponibles.

Dicho saldo sólo podrá ser objeto de distribución cuando los elementos patrimoniales actualizados estén totalmente amortizados, hayan sido transmitidos o dados de baja en el balance.

En el caso de generarse pérdidas en la transmisión posterior del elemento actualizado, el importe de las mismas minorará el saldo de la cuenta “reserva de revalorización” en la parte que corresponda al elemento.

Deberá informarse la actualización de balances (criterios empleados, importes actualizados y movimientos de la cuenta de reserva) en la memoria de las cuentas anuales de cada uno de los ejercicios en los que los bienes actualizados se encuentren en el patrimonio de la entidad. La omisión parcial de este deber será sancionable, mientras que su omisión total o sustancial supondrá la integración del saldo de la cuenta en la base imponible del último ejercicio no prescrito.

 

¿Cuánto es el coste de esta actualización?

El peaje de esta actualización es un tipo de gravamen único del 5% sobre el saldo de la citada cuenta “reserva de revalorización”. El importe resultante no tendrá la consideración de gasto deducible en IS, IRPF o IRNR.

El tributo es exigible el mismo día en que se presente la declaración relativa al periodo al cual corresponda el balance actualizado o al día en que se presente la declaración de IRPF de 2012. La presentación fuera de plazo invalidará la actualización de balances. Se ingresará conjuntamente con la cuota del IS, IRPF o IRNR.

No dude en contactar con nosotros para más información al respecto, aprovechamos la ocasión para saludarles atentamente.

 

Departamento de Consultoria. 

Noticias Desde Fargas

  • 22 mayo 2018
    Cambio de opinión tras presentar la dimisión
    Leer
  • 21 mayo 2018
    Bonus para empresas con reducida siniestralidad
    Leer
  • 21 mayo 2018
    Hacienda sabe las entradas y salidas de sus cuentas bancarias y quiere que lo sepas
    Leer
  • 16 abril 2018
    Hacienda puede embargar participaciones sociales
    Leer

Ver todas las noticias

Recíbenos en tú buzón