Colegiados y Asegurados

La garantía de 3 colegios profesionales y un seguro de RC

Col·legi d'Advocats de BarcelonaCol·legi de Graduats Socials de BarcelonaCol·legi d'Economistes de Catalunya

Creemos que la ética profesional obliga a asumir los posibles errores cometidos. Los profesionales de nuestro equipo están colegiado en el Colegio de Economistas de Catalunya, el Colegio de Abogados de Barcelona y el Colegio de Graduados Sociales de XX respectivamente y cuenta con la protección de un seguro de Responsabilidad Civil.

Trabajamos día a día para mejorar y adaptar nuestros métodos y procesos de control interno pero incluso ante un eventual error, usted estrá protegido.

Fargas
Asesoría fiscal y laboral Fargas

Instrucción de la AEAT para la aplicación de las modificaciones introducidas en el aplazamiento y fraccionamiento de las deudas tributarias



El día 19 de enero a 11 días de la finalización del plazo voluntario de pago del IVA del cuatro trimestre de 2016 o del mes de diciembre para los obligados a pagos mensuales, se ha publicado la instrucción 1/2017 del departamento de Recaudación de la AEAT.

La citada instrucción es de carácter interno para adaptar los procedimientos del departamento a los cambios normativos introducidos por el Real Decreto-Ley 3/2016 en el artículo 65 de la Ley General Tributaria.

La modificación de esta norma que regula los aplazamientos y fraccionamientos afecta, entre otros, a los tributos repercutidos y más concretamente al IVA.

La norma considera que dichos tributos no son aplazables, excepto que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.

Por el principio de jerarquía normativa, la instrucción debería, en todo caso, aplicar dicha norma al procedimiento interno de concesión o rechazo de las solicitudes de aplazamiento referidas al IVA o resto de tributos repercutidos y dar criterios a los órganos de recaudación de cómo interpretar lo que la norma establece respecto a la justificación de las cuotas no efectivamente cobradas.

Sin embargo, la instrucción establece la inadmisión con carácter general de las deudas enumeradas en el apartado 2 del artículo 65, aquellas que no podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento. No obstante, hemos de tener en cuenta que como ocurre con los tributos repercutidos la norma establece una excepción.

La instrucción hace una distinción entre las actuaciones automatizadas y no automatizadas. Cabe señalar, que como se organice la Administración es una cuestión de orden interno, siempre que aplique la norma y vuelvo a recordar que esta instrucción, no publicada en el BOE es de “consumo” interno.

 

Actuaciones automatizadas

Las actuaciones automatizadas se refieren a solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de importe igual o inferior a 1.000 €. Las citadas solicitudes se resolverán en atención a la propuesta de plazos, siempre de periodicidad mensual, del contribuyente siempre que el importe de los mismos excluidos los intereses sea igual o superior a 30 €. Los plazos máximos serán de 12 para personas físicas y 6 para personas jurídicas y entidades en atribución de rentas como comunidades de bienes.

Lo anterior significa que hasta 1.000 €, sin distinción del tipo de contribuyente, no se mira nada, la “máquina” procede a conceder o denegar los aplazamientos con total independencia de lo que establece la Ley General Tributaria. Se aplazan o fraccionan todas las deudas tributarias de importe igual o inferior a 1.000 €. El programa no entiende de jerarquías normativas ni de que se considera aplazable o no por la Ley.

Actuaciones no automatizadas

Por lo que se refiere a los tributos repercutidos, incluido el IVA, gestionados por los funcionarios en principio son inaplazables, pero entra a interpretar la excepción de la siguiente forma:

  1. Si de la documentación presentada se deduce que el importe de las cuotas repercutidas efectivamente cobradas correspondientes al período de declaración es superior al impuesto a ingresar, la solicitud será objeto de inadmisión.
  2. Si de la documentación se deduce que las cuotas del período efectivamente cobradas es inferior al importe a ingresar, se procederá a inadmitir la solicitud salvo que el contribuyente acredite, hasta el fin del plazo de atención del requerimiento (que se realizará) que ha efectuado el ingreso de la deuda que corresponda con las cuotas efectivamente cobradas del período. Por lo tanto, si la deuda tributaria es de 40.000 € (diferencia entre IVA repercutido y soportado deducible más el saldo a compensar de períodos anteriores) y las cuotas efectivamente cobradas del período son 15.000 €, deberá ingresar los 15.000 € (ingreso parcial) y solicitar fraccionamiento por el resto, 25.000 €. Si no se hace el citado ingreso se inadmitirá la solicitud.

 

Si se justifica la ausencia de cobro, la parte de la deuda restante, después del pago parcial de las cuotas efectivamente cobradas, se tramitará el aplazamiento de acuerdo con las condiciones que le sean aplicables. Pero la concesión del fraccionamiento estará condicionada al ingreso de las cuotas que efectivamente se cobren en el período de fraccionamiento aunque suponga un vencimiento anticipado de la deuda fraccionada. Se considerará incumplido el acuerdo de concesión si el contribuyente ha cobrado cuotas repercutidas y no las ha ingresado en el plazo de 10 días desde el cobro efectivo.

 

Conclusiones

  1. Todos los contribuyentes, sin distinción, pueden solicitar el fraccionamiento de cualquier deuda tributaria, incluso las inaplazables siempre que su importe sea igual o inferior a 1.000 € con las condiciones descritas.
  2. Todos los contribuyentes que realicen solicitudes de deudas de tributos repercutidos de importe superior a 1.000 € deberán justificar la falta de cobro en los términos descritos, teniendo en cuenta que deberán ingresar cualquier cantidad que cobren de las cuotas repercutidas con independencia de los plazos del fraccionamiento concedido. Las condiciones son tan draconianas y enrevesadas que solo en casos extremos se puede plantear solicitar un fraccionamiento en las citadas condiciones.
  3. Es cierto, que hay quien considera que sobre la base del anuncio publicado en la página web de la AEAT el 13 de enero de 2017, las solicitudes de empresarios o profesionales entre 1.000 € y 30.000 € (límite de exención de garantías para el conjunto de deudas aplazadas o fraccionadas) se pueden fraccionar sin necesidad de justificar la falta de cobro efectivo de las cuotas de la forma que se ha explicado. No podemos compartir dicha interpretación, pues la instrucción interna no hace dicha distinción, y lo que es más importante la Ley General Tributaria tampoco. En todo caso, recomendamos, en la medida de lo posible, esperar a confirmar por la vía de los hechos que se conceden dichos fraccionamientos sin exigir lo que la propia instrucción establece al respecto.

Contenido cedido por

www.blegal.eu

bajo autorización.

Noticias Desde Fargas

  • 15 noviembre 2017
    Modelo 232 fecha límite 30 de noviembre
    Leer
  • 01 noviembre 2017
    Nueva Ley del Trabajo Autónomo
    Leer
  • 19 octubre 2017
    Acoso sexual en el lugar de trabajo
    Leer
  • 10 octubre 2017
    ¿Que supone el traslado de la sede social de mi empresa?
    Leer

Ver todas las noticias

Recíbenos en tú buzón