Colegiados y Asegurados

La garantía de 3 colegios profesionales y un seguro de RC

Col·legi d'Advocats de BarcelonaCol·legi de Graduats Socials de BarcelonaCol·legi d'Economistes de Catalunya

Creemos que la ética profesional obliga a asumir los posibles errores cometidos. Los profesionales de nuestro equipo están colegiado en el Colegio de Economistas de Catalunya, el Colegio de Abogados de Barcelona y el Colegio de Graduados Sociales de XX respectivamente y cuenta con la protección de un seguro de Responsabilidad Civil.

Trabajamos día a día para mejorar y adaptar nuestros métodos y procesos de control interno pero incluso ante un eventual error, usted estrá protegido.

Fargas
Asesoría fiscal y laboral Fargas

La responsabilidad ilimitada de los empresários personas físicas

Es importante recordar que existen diferencia fundamentales en el modo en que la responsabilidad se aplica a personas físicas y jurídicas frente a sus acreedores.

Decidir el mejor modo para realizar una actividad económica es complejo y debe revisarse en cada una de las fases de la vida del negocio.

Una micro-empresa emergente no tiene las mismas necesidades que una empresa consolidada que afronte situaciones especiales como una expansión comercial o por el contrario el cese paulatino de actividad.

Resumen sobre las responsabilidades de la persona física y la persona jurídica

En primer lugar debemos entender que ambas personalidades responden de sus deudas con todos sus bienes presentes y futuros.

Atendiendo a que las sociedades mercantiles pueden ser: liquidadas, extinguidas, vendidas y puestas en situación de inactividad; nos encontramos con que para realizar negocios es más provechoso hacerlo como una sociedad mercantil ya que la sociedad tiene una “muerte” proyectable económicamente con todos los beneficios que esto supone.

Las personas físicas en cambio (los empresarios autónomos por ejemplo) responden de todas las deudas con su patrimonio personal presente y futuro (Art.1911 Código civil) por ello cualquier deuda que se contraiga a título personal (ya sea dentro o fuera del ámbito de la actividad económica) estará persiguiendo al deudor durante toda su vida, a menos que concurran casos de prescripción, etc.

RESPONSABILIDAD DE LA SOCIEDAD MERCANTIL (persona jurídica)

Las sociedades de capital más empleadas son: la Sociedad de Responsabilidad Limitada y la Sociedad Anónima, entre otras. La responsabilidad por las deudas que estas sociedades pudieran contraer y no pudieran satisfacer se limitan a su patrimonio, no afectando por regla general al patrimonio personal de los administradores ni de los socios.

En situaciones especiales, podemos encontrarnos situaciones en las que terceros o los mismos socios pretendan extender la responsabilidad patrimonial a los administradores, esta es la situación que se enmarca en el Art. 240 y 241 de la Ley de Sociedades de Capital (de ahora en adelante “LSC”).

También podemos encontrar otra situación especial llamada el levantamiento de velo: “to lift the veil” tesis jurídica mediante la cual se pretende hacer responsable al patrimonio personal de los socios, cuya intención de constituirse como sociedad es lograr: la simulación, el abuso de derecho y el fraude corrompiendo la buena fe y los usos del mercado en provecho propio.

En ambos casos se trata de un proceso complejo que no debe tomarse a la ligera. Se precisará probar todo lo argumentado y además conseguir el convencimiento judicial, aspecto complicado ya que lógicamente los jueces son reacios a aceptar las acciones de responsabilidad individual y social, así como aquellas acciones en las que se pretenda el levantamiento de velo salvo en situaciones muy específicas.

CONCLUSIONES

En atención a todo lo anterior, es inevitable concluir que siempre es más conveniente para cualquier empresario, en la medida de lo posible, desarrollar su actividad económica dentro de el marco legal que regula las sociedades mercantiles.

Las sociedades además gozas de determinados beneficios fiscales de los que los empresarios persona física están excluidos y un mayor margen de maniobra como por ejemplo la posibilidad de . vender la cartera de clientes, vender las participaciones de la sociedad, ceder el negocio a una nueva generación (aspecto especialmente crítico en los negocios familiares) etc.

En resumidas cuentas son innumerables los beneficios que tiene centralizar los negocios en una sociedad mercantil y no en una persona física por eso le recomendamos que revise con su asesor el régimen fiscal y forma mercantil adoptados.

Noticias Desde Fargas

  • 15 noviembre 2017
    Modelo 232 fecha límite 30 de noviembre
    Leer
  • 01 noviembre 2017
    Nueva Ley del Trabajo Autónomo
    Leer
  • 19 octubre 2017
    Acoso sexual en el lugar de trabajo
    Leer
  • 10 octubre 2017
    ¿Que supone el traslado de la sede social de mi empresa?
    Leer

Ver todas las noticias

Recíbenos en tú buzón