Colegiados y Asegurados

La garantía de 3 colegios profesionales y un seguro de RC

Col·legi d'Advocats de BarcelonaCol·legi de Graduats Socials de BarcelonaCol·legi d'Economistes de Catalunya

Creemos que la ética profesional obliga a asumir los posibles errores cometidos. Los profesionales de nuestro equipo están colegiado en el Colegio de Economistas de Catalunya, el Colegio de Abogados de Barcelona y el Colegio de Graduados Sociales de XX respectivamente y cuenta con la protección de un seguro de Responsabilidad Civil.

Trabajamos día a día para mejorar y adaptar nuestros métodos y procesos de control interno pero incluso ante un eventual error, usted estrá protegido.

Fargas
Asesoría fiscal y laboral Fargas

Las coacciones, otro delito o falta por la que pueden acusar a un administridor de fincas



El momento más complicado en la labor de un administrador de fincas en relación con la comunidad de propietarios es cuando la comunidad rescinde el contrato o cuando renuncia el administrador. Obviamente, sin menoscabar otros momentos “tensos” en dicha relación bilateral y donde puede producirse la comisión del delito que comentamos hoy aquí.

Antes de hablar de tales situaciones, es prudente exponer lo que nuestro código penal entiende por “delito de coacciones”. Éste, lo encontramos descrito en el artículo 172 y ss. del Código Penal (CP). En el 172 CP se encuentra el tipo básico del delito donde se establece que “El que, sin estar legítimamente autorizado, impidiere a otro con violencia hacer lo que la ley no prohíbe, o le compeliere a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto, será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años o con multa de 12 a 24 meses, según la gravedad de la coacción o de los medios empleados.”

Cabe añadir, que si la coacción atañe a impedir ejercitar un derecho fundamental (Artículos 14 a 31.2 de la Constitución Española) la pena se impondrá en su mitad superior.

Si desconecta, el administrador, de forma unilateral a un propietario de un suministro (ejemplo: la calefacción) o se le impide el acceso al vecino a un servicio común puede incurrir en una delito de coacciones. Por otro lado, también se estaría incurriendo en un delito de coacciones si, el administrador de fincas, retuviese la documentación de un inquilino, eso supondría de hecho, incurrir en una responsabilidad civil y disciplinaria, incluso puede ser considerado delito o falta de coacciones artículo 172 y 620 Código Penal.

De modo que si su administrador de fincas no le facilita la información que pide, le restringe el acceso a espacios comunes o dificulta el uso de suministros, entre otros, podría estar incurriendo en un delito y debería considerar hacer valer sus derechos.

Aprovechamos la ocasión para mandarles un cordial saludo, y recordarles que estamos a su entera disposición para resolver cualquier duda que les pueda surgir.

Área de Consultoría.

Noticias Desde Fargas

  • 15 noviembre 2017
    Modelo 232 fecha límite 30 de noviembre
    Leer
  • 01 noviembre 2017
    Nueva Ley del Trabajo Autónomo
    Leer
  • 19 octubre 2017
    Acoso sexual en el lugar de trabajo
    Leer
  • 10 octubre 2017
    ¿Que supone el traslado de la sede social de mi empresa?
    Leer

Ver todas las noticias

Recíbenos en tú buzón