Colegiados y Asegurados

La garantía de 3 colegios profesionales y un seguro de RC

Col·legi d'Advocats de BarcelonaCol·legi de Graduats Socials de BarcelonaCol·legi d'Economistes de Catalunya

Creemos que la ética profesional obliga a asumir los posibles errores cometidos. Los profesionales de nuestro equipo están colegiado en el Colegio de Economistas de Catalunya, el Colegio de Abogados de Barcelona y el Colegio de Graduados Sociales de XX respectivamente y cuenta con la protección de un seguro de Responsabilidad Civil.

Trabajamos día a día para mejorar y adaptar nuestros métodos y procesos de control interno pero incluso ante un eventual error, usted estrá protegido.

Fargas
Asesoría fiscal y laboral Fargas

Si tienes bienes y derechos en el extranjero no olvides declararlos



Desde 2013, cada mes de marzo, los residentes en españa vienen obligados a declarar sus bienes en el extranjero al fisco español.

La disposición adicional decimoctava de la Ley General Tributaria estableció una obligación de nuevo cuño para el año 2013 y siguientes, consistente en una declaración informando de la tenencia de determinados bienes en el extranjero. La declaración tiene una periodicidad anual, pero solo debe presentarse si respecto a la primera declaración se han producido variaciones que posteriormente detallaremos.

Aunque hemos dicho que se trataba de una obligación nueva, lo cierto es que la información que contiene sobre los bienes y derechos en el extranjero se debía proporcionar por los contribuyentes personas físicas residentes que estuvieran obligados a presentar declaración del Impuesto sobre el Patrimonio. No obstante aquellos obligados a presentar declaración del Impuesto sobre Patrimonio no quedan exonerados de presentar la declaración informativa sobre bienes y derechos en el extranjero.

Los obligados a informar comprenden personas físicas y jurídicas, así como entidades sin personalidad jurídica y establecimientos permanentes. Los acogidos al régimen de impatriados, son considerados a todos los efectos como no residentes y no tienen la obligación de informar.

Asimismo, los obligados a informar no se reduce solo de los que ostentan la propiedad jurídica de los bienes y derechos como se explicará.

Pero, sin duda, lo más destacable del modelo 720 es su durísimo régimen sancionador y las cuestiones referidas a la denominada imprescriptibilidad de la deuda. Que tales características sean las más relevantes de una obligación formal que no liquida deuda tributaria habla claramente de su carácter excepcional.

 

Bienes y derechos sobre los que se debe informar

En el modelo 720 se declaran tres grupos diferenciados de bienes y derechos. No todos los bienes en el extranjero deben ser informados en esta declaración. A título de ejemplo podemos citar las joyas, las opciones sobre acciones, los planes de pensiones o el dinero en efectivo. Los tres grupos de bienes que deben declararse son:

  1. Cuentas situadas en el extranjero abiertas en entidades que se dediquen al tráfico bancario y crediticio
  2. Títulos, activos, valores o derechos representativos del capital social, fondos propios o patrimonio de todo tipo de entidades, o de la cesión a terceros de capitales propios, de los que sean titulares y que se encuentren depositados o situados en el extranjero, así como de los seguros de vida o invalidez de los que sean tomadores y de las rentas vitalicias o temporales de las que sean beneficiarios como consecuencia de la entrega de un capital en dinero, bienes muebles o inmuebles, contratados con entidades establecidas en el extranjero
  3. Bienes inmuebles y derechos sobre los mismos situados en el extranjero. Incluyen los contratos de multipropiedad, aprovechamiento por turnos o propiedad a tiempo parcial.

En el caso de la cuentas en el extranjero los obligados a informar además de los titulares o beneficiarios, son los autorizados o tengan cualquier tipo de poder de disposición sobre las mismas

En los tres casos la obligación de informar se amplía al titular real definido de la siguiente forma en la Ley de prevención del blanqueo de capitales:

  1. La persona o personas físicas por cuya cuenta se pretenda establecer una relación de negocios o intervenir en cualesquiera operaciones.
  2. La persona o personas físicas que en último término posean o controlen, directa o indirectamente, un porcentaje superior al 25 por ciento del capital o de los derechos de voto de una persona jurídica, o que por otros medios ejerzan el control, directo o indirecto, de la gestión de una persona jurídica. Se exceptúan las sociedades que coticen en un mercado regulado de la Unión Europea o de países terceros equivalentes.
  3. La persona o personas físicas que sean titulares o ejerzan el control del 25 por ciento o más de los bienes de un instrumento o persona jurídicos que administre o distribuya fondos, o, cuando los beneficiarios estén aún por designar, la categoría de personas en beneficio de la cual se ha creado o actúa principalmente la persona o instrumento jurídicos.

Además, un bien ganancial cuyo titular jurídico sea uno de los cónyuges que cumpla las condiciones para ser incluido en la declaración, deberá ser declarado también por el otro cónyuge como titular real si no se aplican las excepciones que pasamos a comentar.

 

Excepciones a la obligación de declarar

La excepción más importante a la obligación de declarar, excepto no superar el umbral cuantitativo, es para los tres grupos de bienes y derechos que los bienes y derechos objeto de información estén debidamente identificadas en la contabilidad. Esto será aplicable a personas jurídicas, establecimientos permanentes y personas físicas con actividad económica que lleven la contabilidad de acuerdo con lo dispuesto en el Código de Comercio.

Los umbrales cuantitativos para el deber de informar son los siguientes:

  1. Cuentas. Cuando los saldos a 31 de diciembre y los saldos medios del último trimestre no superan (sumando todas las cuentas en extranjero) 50.000 €. Si cualquiera de los dos saldos conjuntos supera los 50.000 € se ha de informar.
  2. Valores, participaciones, seguros y rentas. El límite de 50.000 euros se aplica a todos los activos de este grupo de forma conjunta, cada uno valorados de acuerdo con las reglas del Impuesto sobre el Patrimonio.
  3. Inmuebles, derechos sobre los mismos o contratos de multipropiedad, aprovechamiento parcial o propiedad a tiempo parcial cuyo valor conjunto de adquisición supere los 50.000 €.

En los tres casos, se computa el valor del bien o derecho en su totalidad para determinar si existe la obligación de informar independientemente de que se sea titular de solo una parte.

 

Variaciones que deben ser comunicadas

El modelo debe presentarse cuando sobre los bienes y derechos informados en una declaración anterior no existan variaciones o estas no superen en conjunto para cada grupo de forma separada los 20.000 €. Las variaciones pueden deberse a un cambio en la valoración de los bienes y derechos previamente declarados o a un aumento o disminución de los mismos en la cuantía indicada.

Además, las cuentas previamente declaradas, si se cancelan o se deja de tener autorización o poder de disposición aunque la variación del saldo sea inferior a 20.000 € se debe presentar declaración.

En el caso de los valores, participaciones y rentas, previamente declaradas, si se ha sido titular jurídico o real a lo largo del año, no teniendo tal condición a 31 de diciembre, es necesario informar de la fecha de extinción. También los inmuebles o derechos sobre los mismos de los que se haya sido titular a lo largo del año sin serlo al acabar el año, se deberá informar del valor de transmisión y la fecha.

Las variaciones producidas dentro del mismo año no se declaran.

 

Régimen sancionador

Esta obligación tiene un régimen sancionador específico para las infracción formales consistentes en la falta de presentación, la presentación incompleta o la presentación por medios distintos a los electrónicos cuando se tuviera la obligación de hacerlo por dichos medios. Todas las infracciones establecidas se califican como muy graves.

Las infracción se calcula por dato o conjunto de datos, cuya definición consta en el norma, aunque su aplicación práctica por la Administración resulta confusa.

La infracción mínima son 10.000 €, teniendo en cuenta que cada dato no declarado o declarado erróneamente se sanciona con 5.000 €. Por ejemplo, un dato del que se debe informar en cuentas o fondos de inversión o otros activos es el código ISIN (International Securities Identification Number), si es incorrecto o no se informa se puede sancionar con 5.000 €, teniendo en cuenta la sanción mínima de 10.000 €.

Si la declaración se presenta sin requerimiento previo de la Administración o por medios distintos a los electrónicos cuando se está obligado, la sanción mínima es de 1.500 € y 100 € para cada dato o conjunto de datos.

Por otra parte, en el caso de contribuyentes del IRPF, cuando los bienes o derechos no se hayan declarado o declarado fuera de plazo se integrarán como ganancias de patrimonio no justificadas en la base imponible general. No se integrará cuando el contribuyente pruebe que los bienes adquiridos lo fueron con rentas obtenidas en períodos impositivos donde no tenía la condición de contribuyente por el IRPF. Existe una previsión similar para los contribuyentes del Impuesto sobre sociedades.

En este caso, también existe un régimen sancionador específico de gran dureza. Sobre la cuota resultante de la liquidación sin tener en cuenta cantidades pendientes de compensación o deducción de ejercicios anteriores se aplica una sanción calificada de muy grave del 150% incompatible con las sanciones previstas en la Ley General Tributaria.

La declaración y el régimen sancionador han sido denunciados ante la comisión europea que abrió un procedimiento de infracción contra España el 19 de noviembre de 2015 que aún no ha concluido.

 

Imprescriptibilidad de los bienes y derechos no declarados en plazo

Una de las cuestiones más espinosas de la declaración es que la falta de declaración en plazo de los bienes y derechos significa que no prescribe el derecho de la Administración para gravar los mismos sin que se admita prueba en contrario de su tenencia en un año prescrito.

Esta cuestión también está incluida en el procedimiento de infracción antes mencionado.

Las críticas a la declaración, el régimen sancionador y la imprescriptibilidad han sido objeto de feroces críticas por parte de la doctrina cuestionando la constitucionalidad de la norma y su adecuación a las normas comunitarias.

Sin entrar a analizar las que consideramos justificadas críticas, señalamos que debido a las potestades exorbitantes de las que goza la Administración tributaria, entre ellas la ejecutividad de las liquidaciones tributarias, es recomendable cumplir con las obligaciones a la espera de que los tribunales interpelados se pronuncien.

Quedamos a su disposición y no olvide que esta declaración debe efectuarse en Marzo.

 

Contenido cedido por

www.blegal.eu

bajo autorización.

Noticias Desde Fargas

  • 15 noviembre 2017
    Modelo 232 fecha límite 30 de noviembre
    Leer
  • 01 noviembre 2017
    Nueva Ley del Trabajo Autónomo
    Leer
  • 19 octubre 2017
    Acoso sexual en el lugar de trabajo
    Leer
  • 10 octubre 2017
    ¿Que supone el traslado de la sede social de mi empresa?
    Leer

Ver todas las noticias

Recíbenos en tú buzón